Cargando

Descubren un jardín funerario egipcio y una prótesis de 3.000 años

Jardín funerario

Se trata del primer jardín funerario en una tumba faraónica encontrado hasta el momento. Su análisis podría aportar información valiosa sobre una de las épocas claves de la historia egipcia.   

Un grupo de arqueólogos españoles ha desenterrado en la colina de Dra Abu el-Naga un jardín funerario de más de 4.000 años. Según informa el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).   

El jardín o huerto funerario ha sido localizado en un patio abierto a la entrada de una tumba de un faraón tallada en la roca. Muy probablemente de la XII Dinastía, en torno al 2.000 a.C.   

Se trata del primer jardín de este tipo encontrado hasta el momento.   

Según el jefe de las excavaciones, José Manuel Galán, los expertos sabían de la posible existencia de estos jardines. Porque aparecen representados en las paredes de las tumbas.   

Sin embargo, el arqueólogo subraya que:

«Esta es la primera vez que se ha encontrado físicamente uno de ellos. Es la primera vez que la Arqueología confirma lo que se deducía por la iconografía».   

José Manuel Galán

Por ese motivo, los hallazgos de este proyecto de excavaciones podrían aportar valiosa información sobre una de las épocas claves en la historia egipcia. Pues Tebas, actual Lúxor, se convirtió por primera vez en la capital del reino unificado del Alto y Bajo Egipto, hace aproximadamente 4.000 años.   

Asimismo, el análisis exhaustivo de este jardín funerario permitirá conocer mejor la botánica y el medioambiente de la antigua Tebas.   

Pues excavar en una necrópolis no solo permite conocer detalles del mundo funerario, de las creencias religiosas y prácticas funerarias. Sino que también nos ayuda a conocer detalles de la vida cotidiana, de la sociedad y del entorno físico, tanto vegetal como animal.  

Prótesis de madera de 3.000 años

Un equipo de egiptólogos de la Universidad de Basilea ha reexaminado una prótesis de madera para el dedo gordo del pie, hecha para la hija de un sacerdote egipcio.   

Probablemente sea una de las prótesis más antiguas del mundo: un dedo gordo hecho de madera con gran maestría a comienzos del I milenio a.C.   

El dedo artificial fue modificado varias veces por el artesano para que se adaptara perfectamente al pie derecho de la hija de un sacerdote egipcio.   

Fue descubierto en un enterramiento femenino de la necrópolis de Sheij Abd el-Qurna, en la orilla oeste del Nilo, cerca de Lúxor.   

La prótesis ha sido estudiada con microscopía avanzada, tecnología de rayos X y tomografía computarizada.   

Los resultados demuestran que el artesano que la creó estaba muy familiarizado con la fisonomía humana. Su técnica es patente en la movilidad de la extensión protésica. Y en la estructura robusta de la correa, que iba bien ceñida al pie.   

«A menudo esta gente usaba sandalias, por lo que es de imaginar la importancia estética que tenían los dedos del pie».   

Según una de las autoras del estudio

El dedo de madera muestra que la joven tenía un alto estándar de vida. Capaz de costear a los mejores artesanos para proveerle dicha prótesis de aspecto natural.

Puedes verlo ????!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *