Cargando

Cómo iniciar un diario personal

Para comenzar un diario, necesitarás un cuaderno, una herramienta de escritura y un compromiso contigo mismo. 

El primer paso es escribir tu primera entrada. Entonces, puedes pensar en mantener un diario regular. 

Usa el diario como una forma de explorar tus pensamientos y sentimientos más íntimos, las cosas que no puedes contarle a nadie más.  

Prepara tu diario

Encuentra un cuaderno para escribir

El libro puede ser simple u ornamentado. Si estás contento con un diario simple, entonces compra un cuaderno básico. 

Si quieres algo más serio, busca un buen diario encuadernado en cuero, ¡tal vez incluso uno con cerradura y llave!

  • Elije entre un cuaderno a rayas o liso, sin nada. Un cuaderno con rayas puede ser mejor para escribir, mientras que uno con hojas lisas puede facilitar el arte y el dibujo. Piensa en cómo prefieres establecer tus ideas y elije un cuaderno que te inspire a seguir escribiendo cada día.
  • Si planeas llevar tu ordenador portátil contigo (en tu bolso o mochila), asegúrate de usar un ordenador portátil que sea lo suficientemente pequeño como para guardarlo cómodamente.

Decora el cuaderno

Haz que el diario sea tuyo, infundiéndole un estilo personal y único. Personaliza las cubiertas con palabras, arte, pegatinas y colores. Toma recortes de tus revistas favoritas y pégalas dentro o fuera de tu diario o cuaderno. 

Si la decoración no es lo tuyo, entonces siéntete libre de dejarlo en blanco.

  • Considera numerar las páginas. Puedes hacerlo todo de una vez, o puedes numerar gradualmente las páginas a medida que las vas completando. Esta puede ser una excelente manera de mantener un registro de lo que escribes.

Mantener un diario digital

Este puede ser un medio seguro y de fácil acceso para preservar tus pensamientos. 

Registra tus entradas en Word u otro procesador de textos básico. 

Guarda las entradas en una carpeta especial o compílalas en un solo documento.

  • Considera utilizar un sistema al que puedas acceder con una contraseña a través de la nube o de Internet. De esta manera, puedes abrir y editar tu diario desde cualquier ordenador o dispositivo. 
  • A pesar de todos los beneficios del mantenimiento de diarios digitales, es posible que se pierda el encanto de lo físico. Pruébalo si tienes curiosidad. Considera guardar algunas notas en un cuaderno físico y otras en una unidad de tu PC.

Empezando a diario

Escribe la primera entrada

El paso más importante para comenzar un diario es en realidad conseguir escribir la primera entrada. 

El cuaderno, la decoración y la seguridad son solo maneras de hacer que el diario se sienta como un espacio seguro para escribir. 

Piensa en el tipo de diario que mantienes. Entonces, escribe lo que tienes en mente. 

  • Escribe sobre lo que pasó hoy. Incluye dónde fuiste, qué hiciste y con quién hablaste. 
  • Escribe sobre lo que sentiste hoy. Vierte tus alegrías, tus frustraciones y tus metas en el diario. 
  • Usa el acto de escribir como una forma de explorar tus sentimientos. 
  • Considera llevar un diario de sueños.
  • Mantén un registro de aprendizaje. Escribe sobre lo que aprendiste hoy. 
  • Usa el diario como una forma de explorar y conectar tus pensamientos.
  • Convierte tus experiencias en arte. Usa el diario para escribir cuentos o poesía, hacer bocetos y planificar proyectos. Siéntete libre de mezclar esto con tus otras entradas.

Fecha de la entrada

Si vas a llevar un diario regular, es bueno establecer una forma de seguimiento de cuando escribiste cada cosa. 

Escribe la fecha completa, o lo que sea que necesites para refrescar tu memoria. 

Para un registro un poco más complicado, escribe la hora del día (mañana, tarde, noche), tu estado de ánimo y tu ubicación. 

Registra la fecha en la parte superior de la página o en la parte superior de cada entrada.  

Entra en el flujo de la escritura

Trata de no pensar demasiado críticamente sobre lo que estás escribiendo. 

Deja ir tus dudas y escribe tu verdad. 

La belleza de un diario es que puedes contar la historia que no sueles contar a nadie más: los pensamientos y sentimientos profundos que subyacen en tus decisiones cotidianas. 

Aprovecha la oportunidad de explorarte a ti mismo.

  • Imagina que estás hablando con alguien. Ya sea que estés hablando con un amigo cercano o vertiendo sus pensamientos en un diario: los estás publicando en el mundo y así los haces reales. Puede ser difícil entender realmente lo que estás pensando hasta que analizas tus pensamientos.
  • Utiliza el diario como una herramienta de curación. Si hay algo que te persigue o te molesta, trata de escribir sobre eso y entiende por qué se ha quedado en tu mente.

Piensa antes de escribir

Si tienes problemas para encontrar tu flujo, intenta tomarte unos minutos para reflexionar en silencio sobre lo que estás sintiendo. 

El acto de escribir puede ayudarte a descubrir estos sentimientos. Sin embargo, puede ser difícil escribir hasta que tengas una idea clara de por dónde empezar.  

Tiempo para ti mismo

Intenta reservar una cantidad de tiempo para escribir en su diario. Configura un temporizador de 5 a 15 minutos y luego déjate llevar. La «fecha límite» del reloj puede ayudarte a motivarte a escribir. 

¡No te preocupes por hacerlo perfecto! Simplemente escribe todo lo que está en tu mente.

  • Si el temporizador se apaga y no has terminado el registro en el diario, siéntete libre de continuar. El punto del temporizador no es limitarte, sino estimularte.
  • Esta puede ser una excelente manera de adaptar tu práctica de registro en el ajetreado flujo de tu vida cotidiana. Si tienes problemas para encontrar el tiempo para escribir en tu diario, es posible que tengas que programarlo.

Mantener tu diario

Lleva el libro contigo

De esta manera, puedes grabar tus pensamientos cada vez que estos vengan a ti. Mantén el diario en tu bolso o tu mochila, pero a mano. 

Cuando tengas un momento libre, intenta sacar tu diario en lugar de tu teléfono móvil. 

Es posible que encuentres que esto te ayuda a permanecer en tierra día a día.

  • Llevar el diario tiene la ventaja adicional de mantener en secreto tus palabras. 
  • Si siempre mantienes tu diario cerca, es menos probable que caiga en las manos equivocadas.

Mantén tu diario privado

Si has vertido tus pensamientos más profundos y personales en este diario, entonces probablemente no quieras que nadie más lo lea. 

Oculta el diario en algún lugar donde nadie más lo encontrará. Los grandes escondites incluyen:

  • Detrás de los libros en su estantería.
  • Debajo de tu colchón o almohada
  • En el cajón de tu mesita de noche.
  • Detrás de un marco o cuadro

Mantén la cubierta discreta

No etiquetar el diario o cuaderno con frases como «privado!» o «¡NO LEER!». 

Pues esto hará que la gente tenga curiosidad y quiera leerlo aún más. 

Sería mejor dejar la cubierta en blanco o disfrazarla de algo más aburrido, como «Tarea» o «Listas de compras».

  • Si deseas etiquetarlo como «Mi diario» o «Privado!» Asegúrate de esconderlo bien.

Escribe con regularidad

Haz una práctica de llevar un diario. Aprovecha los diversos beneficios para tu salud mental de mantenerse en contacto con tus emociones a diario. 

Cada vez que escribas en tu diario, recuerda ser honesto y decir toda la verdad.

  • Intenta programar el tiempo del diario en tu rutina diaria. 
  • Algunas personas escriben un diario antes de acostarse o inmediatamente después de despertarse. Algunas personas escriben un diario durante su viaje diario o durante su hora de almuerzo. Encuentra un tiempo que funcione para ti.

Diario cuando necesites curarte

Los estudios han indicado que escribir en un diario puede ser una forma poderosa de procesar el dolor, el trauma y otros dolores emocionales. 

Deja que tu hábito de escribir te detenga cuando sientas que todo se está desmoronando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *